• SEDE ELECTRONICA

Escudo Heráldico de Fuente Álamo de Murcia

boceto_jose_hdez_enviado_a_real_academia-jpg_381194791En el libro publicado por el Cronista Oficial de la Villa, D. Ricardo Ortega Merino, “El Escudo de Fuente Álamo” (1947), el autor hace referencia a la necesidad de que el municipio cuente con un escudo propio: “(…) Si pues los blasones son para los pueblos lo que los apellidos para los hombres, porque en unos y otros se descifran origen, rango y cualidades, un escudo complicado donde tuvieran representación las armas de aquellas tres ciudades madres, no sería contrario a las leyes del Blasón; pero también sin ofender a la Heráldica, podemos prescindir de un abigarramiento de signos, siempre enojoso, valiéndonos de las –armas parlantes- que el nombre de nuestro pueblo nos proporciona. “La fuente y el álamo son figuras admitidas en la disciplina de que tratamos y por cierto muy elocuentes en el lenguaje simbólico de ella”.

Continuando con el mismo libro, describe un sello del ESCUDO MUNICIPAL utilizado durante la República: “No hace muchos años, con motivo de tener que encargar un nuevo sello para el Ayuntamiento, alguien dibujó un álamo y junto a él un grifo de fuente, en seco, cosa que, aunque hecha con la mejor buena voluntad, es inadmisible en estas lides”.

 

En el Archivo Municipal de Fuente Álamo, entre la documentación y a modo de carpetilla utilizado por D. Ricardo Ortega se han encontrado partes de un cartel taurino de la Feria de 1944, en el cual aparece un escudo dibujado por el diseñador del cartel (Laorden) y del cual, el cronista y archivero de la Villa, hace el siguiente comentario: “Para anunciar nuestra Feria en el año 1941, se confeccionaron unos llamativos carteles, en los que el dibujante puso un escu do bastante original: un monte de fondo, muy parecido a la gran pirámide de Guizé, una especie de remanso alimentándose con una fuente q ue salía de una cañería en forma de cayado y a la que le daba sombra un álamo. Todo ello rematado por una corona condal, no sé de qué recov eco de la fantasía sacada”.

 

Afirmando finalmente el autor del libro que “el escudo de Fuente Álamo será acordado, con campo azur; sobre él una fuente de aguas vivas y a su izquierda un álamo frondoso”. Para esta labor, D. Ricardo Ortega encarga a un entonces jovencísimo José Hernández García la elaboración de un escudo pues como cita en su libro: “Queriendo yo que fuese también un hijo de Fuente Álamo el que pintara un escudo, lo encargué de ello”. Pero este proyecto de D. Ricardo Ortega cae en el olvido y deberán transcurrir varios años para retomar la iniciativa de dotar a la Villa de Fuente Álamo de un escudo propio.