• SEDE ELECTRONICA

Cuevas de Reyllo y Los Cánovas

dsc_3232-jpg_1914064823Diputación situada al norte del término municipal. Es el único núcleo de población importante entre Fuente Álamo y Alhama. Su nombre lo toma de una familia influyente de la zona, los Reyllo, uno de cuyos miembros, Gregorio Reyllo Hernández, fue el primer alcalde del Ayuntamiento de Fuente Alamo en 1700. Se estableció la población, sobre el siglo XVII, en la importante vereda de Cartagena a Lorca.

Destacan algunos yacimientos arqueológicos de época romana en la Cueva Pagán y en las cercanías de Los Muñoces.
Ha sido territorio de establecimiento de importantes Hacendados, como los Reyllo, Moya, Guerrero, Sanchez, etc. Familias con poder económico y político, que hicieron de esta Diputación una de las más influyentes del término municipal de Fuente Álamo. D. Ambrosio de Moya poseía, en 1804, una hacienda en Las Cuevas. Cuando Fuente Álamo recupera el título de Villa, en 1820, estaba casi despoblado. En 1822, en la reunión del Ayuntamiento, se dan razones para trasladar la sede del municipio a Cuevas de Reyllo, solicitando que se construyera allí una Casa Consistorial, una Cárcel y casa para el alcalde. Este partido contaba con una ermita construida por sus vecinos, había más de 50 viviendas, dos posadas y un molino. Las aguas podrían traerse desde la Fuente de Ros.
El 20 de Abril de 1836, el Gobernador civil de Murcia da la orden de trasladar el Ayuntamiento a esta diputación. El 4 de Septiembre de ese año, se presenta en este lugar el Coronel de Infantería D. Diego Rubio para proceder a la formación del Ayuntamiento. El alcalde nombrado fue Ginés García Sanchez. Por poco tiempo estaría la sede municipal en este lugar puesto que el 29 de Mayo de 1837 es restituída de nuevo la sede del ayuntamiento a Fuente Álamo. El primer cuartel de la Guardia Civil se instaló también en este lugar en el siglo XIX.
En un repartimiento de contribuciones de 1824 destacan en esta pedanía: Pascual Legaz, Juan García Hernández, Antonio Buendía, Francisco Rosique, Juan Guerrero, Isabel García, Gregorio Avilés, Matías Hernández, Juliana Ardalla, Alfonso Hernández Duro, Juan Lardín. En 1838, eran importantes contribuyentes: María Hernandez, Pedro Mendoza Legaz, José Marin Alcaraz, Antonio Fontes, Domingo Liarte, Ramón Montoya, Joaquin Mendoza Hernandez, etc.

En 1887 se solicita, por parte de Cayetano García Baño, la construcción de un horno de cocer tejas, aunque no se le concedió por la proximidad al pueblo, por los humos y posibles incendios.

Fueron maestros de primeras letras, en el siglo XIX: Lesma de San Nicolás, Julian Pividal Egea, Jose María Alpañez… y en el siglo XX : Jesús Bastida. Trinidad Vidal, Catalina Molero, José María Victoria Rubio, Plácido Sánchez Ramón, Josefa Carrascosa, etc. En Junio de 1926, se inauguró el Grupo escolar, construido por los vecinos, y los maestros fueron Trinidad Vidal y Jesús Bastida.

En enero de 1921, se crea la escuela de niñas de Los Cánovas. En Noviembre de 1906, se habían solicitado una escuela de niños y otra de niñas en Las Cuevas.

Esta zona cuenta con excelentes comunicaciones, siendo vía de paso hacia Andalucía. En 1916, fue inaugurada la carretera desde La Aljorra hasta Cuevas.
En el aspecto religioso, en el siglo XIX, fueron capellanes de la ermita de Cuevas: Manuel Perez Montoya, Fray Salvador Rubio, Manuel Aledo Marín, y en el siglo XX: Jesús Lopez Rizo, Jose María Azuar Fernandez, Roque Yagüe, Pedro Sánchez González. El 11 de Junio de 1904, se aprueba el expediente de construcción del cementerio de Cuevas de Reyllo. En 1952, cantó misa en este lugar el Padre franciscano Juan Bautista Nicolás, hijo del maestro D. Antonio Nicolás Noguera. El 2 de Marzo de 1953 la rectoría de Cuevas pasa a la categoría de Parroquia. Su patrona es la Virgen del Rosario, y sus fiestas patronales se celebran en Octubre.
En cuanto a demografía, la población en 1940, era de 1343 habitantes; en 1960, ascendia a 1395 y en 1980, el número de pobladores era de 1013 .
Ha sido lugar de maniobras militares, debido a sus extensas zonas despobladas. En 1928, se realizaban unos ejercicios de tiro por un Regimiento de Artillería de Murcia. Durante la guerra civil, se instaló un aeródromo militar en el paraje de Los Guerreros.
Hoy es un lugar de importante desarrollo industrial y ganadero, con cultivos de viñedos, sobre todo en el partido de Los Cánovas. Es un término cercano a la sierra de Carrascoy, paraje de ocio y excursionismo, lugar obligado de parada en el eje Fuente Alamo-Alhama.
Los Cánovas eran considerados como una calle de Las Cuevas. La primera noticia documental sobre este paraje data de 1820 con ocasión del deslinde entre Fuente Alamo y Lorca, y en 1836 cuando Pascual Legaz solicita al Ayuntamiento de Fuente Alamo construir una casa posada en este caserío, junto al camino real.
En enero de 1906 se crea la escuela nacional de niñas en Los Cánovas. El patrón de esta pedanía es San Francisco de Asís y sus fiestas patronales tienen lugar en el mes de Octubre.

Gran número de vecinos hubieron de emigrar a Francia y Alemania, volviendo a resurgir esta pedanía en los años 80 gracias al cultivo de parrales y a las actividades ganaderas.

Andrés Nieto Conesa
Cronista Oficial de la Villa